Saltar al contenido
Atrás

Solomillo en salsa de vino y uvas El Ciruelo

Ésta es una receta muy fácil y rápida de hacer, con una deliciosa fruta que está de temporada y que armoniza muy bien en el conjunto del plato. Siempre se recomienda además utilizar un buen vino para guisar: un buen vino hará un buen guiso.

 


Ingredientes (4 comensales):

  • 250 gramos de uvas El Ciruelo
  • 3 dientes de ajo
  • 3 chalotas
  • Tomillo
  • Romero
  • 800 gramos de solomillo de cerdo
  • 200 gramos de vino tinto
  • 100 gramos de caldo de ave
  • 1/2 cucharada (café) de pimienta de Jamaica
  • Pimienta negra recién molida
  • 1/4 cucharada (café) de nuez moscada
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada (sopera) rasa de azúcar.


Elaboración:

Pon una cazuela amplia (que quepa el solomillo entero) a calentar, con un chorro de
aceite de oliva virgen extra. Dale un golpe a los ajos para romperlos un poco y pela las
chalotas; si son muy grandes puedes cortarlas por la mitad. Ponlas en el aceite caliente
para que vayan desprendiendo su sabor.
Incorpora a la cazuela las uvas El Ciruelo bien lavadas y secas, añade sal, tomillo y romero y
saltea a fuego medio-alto unos tres minutos. Incorpora el solomillo salpimentado al
gusto para dorarlo en todo su contorno, ve dándole la vuelta y también continúa
moviendo las uvas, los ajos y las chalotas.
Retira el solomillo cuando esté dorado y las uvas. Mantén en la cazuela los ajos y las
chalotas, baja el fuego y añade el vino, el caldo, una ramita de romero, la pimienta de
Jamaica, la nuez moscada y sal. Cuece unos minutos, moviendo de vez en cuando,
hasta que reduzca una tercera parte.
Entonces reincorpora el solomillo para terminar de cocinarlo con el vino. Según lo
grueso que sea y lo sonrosado que guste, necesitará más o menos tiempo. Así que
juega con la temperatura para que vaya reduciéndose el vino a la vez que se va
cocinando el solomillo. Antes de retirar del fuego, incorpora también las uvas y el
azúcar para que la salsa de vino se caramelice. Corta el solomillo en rodajas y sírvelo
en los platos acompañado con las uvas. Termina repartiendo la salsa de vino que haya
quedado en la cazuela.

¡Bon appétit!