Saltar al contenido

Fruta de El Ciruelo para la prevención y tratamiento del asma infantil

Un estudio reciente ha revelado que el consumo de fibras dietéticas fermentables que se encuentran en frutas y verduras ayuda en la prevención y tratamiento del asma.

niña come fruta de el Ciruelo

La investigación, financiada por la Fundación Nacional de Ciencia de Suiza,  reveló que cuando las fibras de las frutas y verduras consumidas llegan al intestino, las bacterias intestinales las fermentan convirtiéndolas en ácidos grasos de cadena corta. Estos ácidos grasos pasan después al torrente sanguíneo y estimulan la producción de células sanguíneas en la médula ósea. Cuando un alergeno entra en los pulmones estas células inmunitarias acuden a los pulmones y bronquios para regular la respuesta inmune ante los agentes irritantes. En otras palabras, ayudan a moderar la respuesta alérgica.

En el estudio, cuando los ratones que fueron alimentados con una dieta con un 4% de fibras fermentables fueron expuestos a un extracto de ácaros del polvo doméstico, desarrollaron una reacción alérgica leve con mucho menos moco en comparación con los ratones que fueron alimentados con una dieta baja en fibra, con sólo el 0.3% de fibras fermentables.

Este último grupo imita la dieta occidental estándar, que sólo contiene de media un 0.6% de fibra.

La investigación también demuestra que las grasas saturadas también son perjudiciales para los asmáticos, pues aumentan la inflamación de las vías respiratorias y reducen la efectividad de la medicación para el asma.

Por otro lado, se encontró que la dieta mediterránea, con gran cantidad de fruta, verdura y pescado, ayuda a reducir el riesgo de padecer asma infantil.

Así pues, una dieta rica en fruta y verdura y baja en grasas no saludables es una parte importante de cualquier protocolo de prevención y tratamiento del asma.

 

// ]]>