Saltar al contenido

Uvas de otoño, complemento ideal para la recuperación física

Las uvas tardías, las que maduran en otoño y llegan casi al invierno, son uvas de piel fina y sabor intenso. Uvas negras de El CirueloAlgo más pequeñas las blancas, un poco más grandes las uvas negras sin semilla, en esta época del año en la Región de Murcia se cultiva el mayor número de uva de mesa de todo el país, uvas que se exportan a los cinco continentes.

Son las uvas de mayor calidad para la salud gracias a sus propiedades, debido a su maduración y el cambio climatológico. La piel de las uvas otoñales acumula una gran concentración de betacarotenos, taninos, ácido málico, oligoelementos y antioxidantes, lo que otorga a esta uva cualidades inigualables para la protección de la salud, ya que actúan en el cuerpo humano como protector cardiovascular y un potente anticancerígeno. Las uvas de otoño aumentan las defensas del organismo.

Pero no sólo protegen. Las uvas tardías, las que aguantan en los cultivos murcianos hasta entrado diciembre, son una excelente ayuda para la realización de ejercicio físico. sS azúcar natural, la fructosa, se asimilan por el cuerpo humano con gran facilidad proporcionando energía para el ejercicio y el esfuerzo, estimulando naturalmente el trabajo del hígado y los riñones. La uva negra de mesa, con más calorías, es más recomendable como estimulante y para acompañar tras el ejercicio físico. La blanca es menos calórica, pero igualmente recomendable.

Las uvas de mesa, sin pepitas, cultivadas en los campos del Grupo El Ciruelo en Murcia, son una excelente fruta de temporada para esta época.

El otoño vendrá con caracolas, uva de niebla y montes agrupados, dice Federico García Lorca en un poema.

// ]]>